lunes, 9 de noviembre de 2009

Negro sobre blanco

La oscuridad puede ser un gran refugio
en los días nublados y grises.

No tengo que cerrar los ojos para imaginarte.

Basta con mirar aquella pared,
y tu silueta se dibuja nítida.

Blanco sobre negro.
O negro sobre blanco.

3 comentarios:

cerillas Garibaldi dijo...

Noviembre nos está matando, pero tú al menos has vuelto a esta vida.
Un beso y gracias por tu retorno, Ignacio

NEXUS GÓLGOTHA dijo...

Me encanta tu blog
besos

Oihana dijo...

Cierto... la inspiración mediocre esa que me viene de vez en cuando ha estado ausente demasiado. No he tenido tiempo de sentirme muy melancólica, y la alegría no es muy buena compañera de escritura.

Nexus... me encanta que te encante ya que no se concibió para que encantase. Aún así a todos nos gustan que nos digan que lo hacemos bien o al menos que lo que hacemos gusta a alguien. Gracias por pasar!