domingo, 11 de enero de 2009

Fin

Una puerta que se cierra.
Un corazón que se rompe.
Una vida que sigue.
Unos labios que se cierran.
Una lágrima que resbala.
Una mirada que se aparta.
Unos pies que se alejan.

5 comentarios:

cerillasGaribaldi dijo...

Vacío y Fin, palabras que deberían expulsarlas del diccionario, de nuestras vidas.

"Una vida que sigue" son las palabras que deben ahogar a las demás, las que machacarán el Fin.

Un muxu más grande Oi, de Ignacio

Oihana dijo...

Gracias Ignacio por pasarte por aquí. Me gusta que lo hagas porque tus palabras son alentadoras.

Vacío y fin son dos palabras que duelen, duelen mucho, sobre todo si la decisión la tiene que tomar uno mismo, en la soledad, en el saber que no se es correspondido como uno quisiera y en el saber que no es ni el momento y el lugar adecuado.

Duelen, pero el dolor es efímero, y a mí eso me hace más fuerte. Por eso, sí, la vida sigue y eso es lo que ahogará el resto, terminará con el dolor.

Mil muxus para ti!

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Oihana:
Te veo navegando en el mar de las penas. Siempre he dicho que los dolores del amor son los dulces dolores y son los únicos que me permito, porque son dulces dolores. Masoquista que es uno, jejeje.
A veces lo mejor es olvidar, lo más prudente. Besitos:
Tadeo

Xura dijo...

Gracias por dejarme leer algunos de mis propios sentimientos.
Gracias por conseguir que por fin caiga una lagrima por mi mejilla que no sea de tristeza.
Gracias por hacerme ver que ni todo es tan grande ni nada tan pequeño.
Mila esker. Benetan
Xura.

Oihana dijo...

Xura, eskerrik asko zuri hemedik pasatzeagatik. Aquí tienes tu casa.
Muxu pila bat,
Oihana