lunes, 26 de enero de 2009

Ya, no


Ya no sabré a que saben tus besos al amanecer. No sabré cómo acarician, inconscientemente, tus manos mientras duermes; si tu respiración acompañará a la mía.

Ya no podré rodearte con mi brazo derecho; ni mi cuerpo se acoplará al tuyo para darte calor en estas frías noches de invierno.

Ya no podré darte un beso de buenas noches; ni te escucharé cantar en la madrugada, cuando ni tú ni yo podamos conciliar el sueño.

Ya no podré tatuarme tus labios sobre mis pechos; ni podrán mis dedos perderse en tu pelo.

Ya, no.

Las cartas han sido contundentes. ¡Olvídalo! Mierda, nunca deseé tanto no creer en estas cosas.

2 comentarios:

cerillasGaribaldi dijo...

Sólo te puedo ofrecer un 'Ahora sí' virtual, lleno de emoción, sin cartas, con tatuajes en la pantalla, con canciones digitales, con noches sin madrugada, pero con mucho amor.

No olvides, que no sirve para nada. Muchos besos, Ignacio

Oihana dijo...

Gracias Ignacio por pasarte. Tomo lo que me ofreces.

No olvido, si no, cometería los mismos errores. Y a pesar de eso, los sigo cometiendo.En fin...

Muchos besos para ti también.