miércoles, 17 de diciembre de 2008

Mentiras


Si vas a volver a mentirme, no quiero que malgastes saliva.
Ahórrate palabras, silencios, miradas,…
Puedo vestirme de apatía para no sentir nada.
O de niña tonta para alimentar tu ego.

Fortaleza,
Desafío,
Desconsuelo,
Rabia,
Lágrimas,
Y al final
Impotencia.

Tú te creces y yo tropiezo.
La caída ya no es tan larga
Ni el golpe tan brusco.
Si vas a volver a mentirme, date la vuelta y vete.

3 comentarios:

cerillasGaribaldi dijo...

¡Qué difícil es caminar por el límite de la verdad, por la frontera de la mentira!

¡Qué difícil es no hacer daño!

Me matas con tus palabras, me duele cada una de ellas, porque son verdad, porque me hieren, porque tengo que dar la vuelta e irme.

Eres mi conciencia escondida tras unos Escritos, eres el destino que siempre desdeñé, eres lo que ya sé pero nunca di importancia, pero ahora.... me consume y me devora, me deja inerme y no puedo reaccionar ni mucho menos luchar.

La apatía me invade, todo me da igual mientras se consume la vida y no me doy la vuelta.

Besos mi querida Ohi, besos agradecidos por decirme lo que no quiero oir, pero lo necesito para seguir viviendo.

Ignacio

Oihana dijo...

Gracias a ti me querida cerilla por venir a iluminarme.
Siempre pendiente de tus palabras,
oi

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Vuelven a ser duras tus palabras, Ay, esas crepitaciones de ese pan que el alma se nos quema, jejeje, como diria César Vallejo, o son los heraldos negros que nos manda la muerte cuando todo parece morir, morir, morir.
Besitos de tu:
Tadeo