domingo, 1 de febrero de 2009

Confesiones


Guardo tantas cosas en la cabeza que mis dedos no son capaces de seguir el ritmo. Me duelen las palabras. Todos los días siento deseos de clausurar este blog. Me aburro de mí misma. Todo el tiempo escribiendo sobre lo mismo: tú (quienquiera que seas), yo, te quiero, yo no, te sigo queriendo, silencio, y así hasta que me doy por vencida, corto y cambio. Sufro por deporte. Aun teniendo motivos para ser feliz, me torturo. Qué curioso ¿verdad?

En estos momentos, aquella pregunta que alguien, a quien quise mucho por poco tiempo, me hizo una vez cobra sentido: "¿Quién te ha hecho tanto daño?". Y he encontrado la respuesta: "Yo misma". Sí. He sido yo aferrándome a recuerdos, imaginarios a veces; a personas que me olvidaron; a amigos que de repente se fueron con un adiós unilateral dejándome huérfana; a hombres que me quisieron durante dos horas y me abandonaron después; al amor y todo lo que de él esperamos, cuya existencia es una mera quimera, o una enajenación momentánea... Es imperante desprenderse de los apegos.

Una y otra vez me repito a mí misma que no voy a tropezar con la misma piedra. No aprendo. Una vez que alguien logra quitarme la armadura ya estoy perdida. No se puede ser tan buena. Ni tan buena ni tan generosa. A menudo pienso que cuanto más doy, mejor se sentirá la otra persona conmigo. Sin embargo, poco influye. El amor se siento o no se siente (como escribí una vez)... el amor, la amistad, el cariño, la complicidad,... Cuando uno es capaz de dar la espalda a todo esto de la noche a la mañana sin miramientos, es que antes tampoco lo sentía. Y ahí acaba matándome. Tanto esfuerzo ¿para qué? Se me gastan las caricias, los besos, los ánimos. Como consecuencia, el próximo amigo que me ofrezca su mano, el próximo hombre que desee lo que soy, obtendrá un trocito más pequeño de mí. O tal vez no. Quizá vuelva a caer en el mismo error, y vuelva a sufrir.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

No dejes de ser como eres, si lo haces pierdes la oportunidad de encontrar a ese amigo o amante que te va a querer justo así, con el corazón grande.

cerillasGaribaldi dijo...

El primer párrafo me ha arrancado una sonrisa, el segundo ha desnudado mi alma, el tercero me ha dado una bofetada y el comentario anónimo me ha devuelto la ilusión.

Creo que este post resume en tres párrafos tantas realidades que yo sería incapaz de describirlas en cinco blogs de abstracción interior y cuatro de circunstancias personales.

Escribe por favor, que al menos yo y nuestro querido anónimo te leeremos.

Besos de invierno, no por fríos menos sinceros, Ignacio

Nares Montero dijo...

Ohiana, no suelo ser muy prolífica en comentarios, lo sé.

Mi madre una vez me escribió: El amor no es recibir, sino dar, dar siempre. Y aún así compensa el esfuerzo.

No dejes de escribir, ni de sentir, ni de recordar. No te dejes consumir. Hazte a fuego lento y en tu jugo. Que lo tienes y bien sabroso. No te "apegues" a calderos sin teflon y mal encarados. No te quedes calcinada en un fondo que no es tuyo.

Tú de sobra deberías saber que si la materia prima es buena, no hay guiso malo.

Así que sécate las lágrimas, respira y tira pa'lante como sólo tú sabes hacerlo. Con todo el cariño, toda la ternura, toda la sonrisa...toda la ilusión.

Sí alguna vez hemos sentido parecido (y sé que si) sabes a lo que me refiero.

Otras dos cosas que mi madre me dice siempre: Que los demás hagan las cosas mal no justifica que nosotros las hagamos mal (y no es nuestro estilo, por otra parte) y la 2ª Lo que no mata te hace más fuerte, así que este post sirva de terapia de pataleo y te haga continuar...

Ya somos 3 leyéndote y seguro que más de 3...

Besos y cagüen la leche pa lante y que no me entere yo! jeje! ^_^

Nares

kika... dijo...

oi, hay cosas que no hay que aprender. y, sobre todo, nunca aprender a traicionarnos. sigue escribiendo si quieres (lógicamente, cabe la opción contraria), pero nunca, nunca dejes de hacerlo por descreimiento. estamos por encima de eso.

y yo también te leo.

(ostras, pedazo de frase para mis camisetas... te pinto una y te la mando?????)

besos a millones y un toque de varita...
K

Oihana dijo...

Primero, quiero agradeceros a todos vuestras palabras. No era, ni pretendía ser, una amenaza seria de dejar de escribir. Me ayuda a desahogarme, sin embargo hacerlo siempre de lo mismo me cansa. ¿La verdad? Me gustaría aprender a hacerlo tan bien como Nares o Kika. Sois un ejemplo a seguir. Me cuesta muchísimo que salga algo "decente", y muchas veces no lo consigo... Ojalá pudiera asistir a esos famosos talleres de los que tanto habláis... pero me pilla un poco lejos. Gracias a las dos de todo corazón. Me tenéis enganchada a vuestras palabras. Y espero que esto sea el comienzo de una gran amistad.

Nares, sabias palabras las de tu madre. Ellas que todo lo saben... Espero poder ser algún día con mi hijo tan extraordinaria como ha sido la mía conmigo. Es mi heroína.

Ignacio, mi fiel comentarista. Me encanta que te pases por aquí, lo sabes. Sin tu presencia este blog no sería lo mismo. Me has dado mucha fuerza.

Kika, traicionarnos nunca. Sin embargo, tengo que aprender a salir de este tiovivo de la autocompasión y el dolor. Es complicado comprenderme, te lo aseguro. Y sí, ¡quiero una camiseta! Que marque el punto de inflexión entre el antes y el después de este post.

Me muero de ganas de saber quién es "anónimo" (soy super curiosa), pero me imagino que nos quedaremos con eso.

Y antes de que esta respuesta se parezca más a una carta de despedida, os confieso que estoy muy contenta de haberos encontrado.

Os lee, siempre,
Oihana

PD. Volveré pronto con otra historia más de desamor y desengaño... o tal vez no! igual sorprendo!!

Xian dijo...

Yo también te leo!!!!! Y estoy seguro que la próxima entrada de tu blog será bien diferente. Y si no lo es, esperaremos a la próxima. Todo lo que te podría escribir lo resumió muy bien el anónimo, así que aquí se acaban mis palabras... ¡chinpum!

Oihana dijo...

Hey! Mi dibujante preferido... gracias por pasarte... Te dije alguna vez que siempre me caíste genial??? Ay cómo hecho de menos los años de la uni...
Besazos!!!

Rodolfo Serrano dijo...

No dejes,por favor, de escribir. No cierres este blog. Ya no puedes hacerlo

Oihana dijo...

Gracias Rodolfo, de todo corazón. Una razón más para no cerrarlo. Un abrazo!