martes, 14 de abril de 2009

Se ha escrito un final


“No me tires a la basura, por favor, no lo hagas”.

Y al final, después de tu tormenta, arrugada como un papel inservible sobre el que se escribieron unas cuantas notas emborronadas, ahí estoy, entre cáscaras de plátano y kleenex.

Qué triste destino para tan sinceros sentimientos.

4 comentarios:

kika... dijo...

quizá así sean las cosas

a veces nos tiran el amor a la basura...

(besos a miles,
K)

Oihana dijo...

Sí mi querida Kika, amiga, desgraciadamente la mayoría de las veces, se queda ahí, olvidado.

Dos mil para ti mi niña!

cerillas Garibaldi dijo...

Con el tiempo dirá:

"Perdí mi más preciada joya y no me he enterado ni cómo ni cuándo."

Pero ya será tarde...

Besos pareja, Ignacio

Oihana dijo...

Gracias Ignacio poe tu luz.

Besos!!