jueves, 30 de abril de 2009

Un instante

Portura Silenciosa, Roberto L'Hotellerie

Sentí que me faltaba el aire
cuando tus manos se posaron sobre mis pechos.
Estaban frías.
El calor de tu cuerpo contrastaba con ellas,
así como el color de tu piel con la mía.
Te posaste sobre mí, sin prisas.
Tus formas dibujaban las mías, con trazos finos y acertados.
El tic tac del reloj dejó de sonar. Minutos.
Tu sangre brotó en mi interior.
Un suspiro y...
un silencioso adiós.

3 comentarios:

Xian dijo...

Valga ese instante por todos aquellos que sólo sirven para que se escurra la vida.

cerillas Garibaldi dijo...

Tras el frío de se ha escrito un final, el calor del instante. Cada post una sorpresa, un soplo de vida.

Te dejo una canción de una pareja de tu Donosti:

http://www.youtube.com/watch?v=pEvA3X2_fII

Quisiera estar junto a ti.... Besos, Ignacio

Oihana dijo...

Xian (se me hace raro llamarte así... pero voy a respetar tu anonimato ;-D)Lo cierto es que durante ese instantes de fogosidad, pasión, una deja de pensar en penurias y tristezas.

Mi querido Ignacio, que me llenas de luz con tus visitas. Gracias por la canción. No la conocía.

Besos instantáneos,
Oihana