domingo, 3 de enero de 2010

Des-balance del 2009

Querría haberme sentado a hacer un balance en serio de lo que ha sido 2009.... pero no lo voy a hacer. ¿De qué serviría? No me gustaría volver a reescribirme, a reescribirte y rodar sobre la misma mierda una y otra vez.


No, no voy a hacerlo. Porque las cosas que fueron ya no serán. Las oportunidades llegan a cuenta-gotas y a veces no las aprovechamos. O tenemos miedo. O somos muy impulsivos. O simplemente no nos ponemos de acuerdo.


Y luego nos lamentamos. O no.


A pesar de ser un tópico, la entrada en el 2010 va a ser un borrón y cuenta nueva. Mi vida empieza a equilibrarse y quiero aprovechar al máximo esta estabilidad emocional, por muy aburrida que a veces resulte. No quiero volver a sentirme cómoda en los desvaríos, en las idas y venidas de este corazón desvocado. Porque esa sensación dura poco. Lo que la eternidad de un instante.


No quiero estar poseída de nuevo por esa congoja de no tener una moneda en el bolsillo. De que el dinero se va nada más entrar. De no llegar. No, no voy a hacer balance del 2009 porque sería hacerlo de los cuatro últimos años. Me tendría que volver a arrepentir de muchas cosas. Y no quiero perder el tiempo en ello. Prefiero dedicarlo a enmendar mis errores.


Y no quiero hacer resumen porque lo que está por venir es sin duda mejor de lo que ya pasó. Porque lo que queda atrás duele, y el futuro está pintado de azul. Azul esperanza. Azul alegría. Azul amor. Azul, azul.


Adiós 2009, 2008, 2007, 2006... ¡Bienvenido 2010!

2 comentarios:

kika... dijo...

lo mismo digo!

besos (y suerte, que nos va a hacer falta)
K

Oihana dijo...

Suerte para ti también chata y mucho cariño desde este norte lluvioso.

Muchos besos!