domingo, 15 de febrero de 2009

Guerrilleros


Ataque: te quiero y te detesto. Me odio por hacerlo. Me digo y me desdigo. Hago, rehago y deshago; sin saber muy bien cuál de las tres opciones es la correcta. Me extravío en un laberinto inútil de ideas ilusorias. Me quemo. Me lamo las heridas y otra vez me acerco al fuego. No acepto la rendición. Me convierto en guerrillera cercando tu razón, única defensa. Ataco, fusilo y pongo zancadillas.

Contraataque: balas de indiferencia.

Tocada y hundida.

4 comentarios:

Aguantando Mecha dijo...

Si me permites un consejo, no ataques la razón, ataca el corazón.

Besos de ataque, Ignacio

Oihana dijo...

Gracias por tu consejo. He estado reflexionando sobre lo que dices y sí, tienes razón. De todas formas, cuando la indiferencia es la única respuesta a mis ataques, creo que no merece la pena seguir luchando.

Besos contraatacados!

Marian dijo...

y tocada bueno, pero hundida ¡nunca!

Me gusta lo que leo, me quedo:)

Besosss

Oihana dijo...

Hola Marian,

Gracias por pasarte. El asunto es que me hundo un ratito... escribo... y luego ya estoy enterita y a salvo de nuevo... jeje.

Ésta es tu casa.

Un besazo!